Por qué me caen mal los deportistas españoles?


Fernando Alonso es una de las personas que están en mi top 10 mundial de antipatía en cualquier categoría. Rafael Nadal es para mí un humanoide fabricado con los mismos esteroides no reconocibles que usan los ciclistas españoles del Tour de France. Pero mi mayor saña es en contra del Real Madrid, el Barcelona y recientemente la selección española de football (sí, se escribe así carajo, lo inventaron los ingleses, no fue Distéfano ni Puskas).

Cómo llegué a este nivel de enojo que me causó dolor de hígado en Roland Garrós 2012 (Nadal gana a Djokovich), Valencia y Hokenheim 2012 (ganó Alonso) y sobre todo Sudáfrica 2010? (por suerte el triunfo de España en la Eurocopa 2012 no me molestó, es un campeonato menor, igual que la Copa América que Argentina, Brasil y hasta México juegan con segundos equipos). Cómo pudo pasar teniendo tantos buenos amigos españoles y enorme fanatismo por la comida ibérica? Qué ocurrió que me caen tan mal a pesar que estoy contemplando la posibilidad futura de volver a vivir por esas tierras (esta vez legalmente, espero)?

Siendo argentino (en proceso de descontaminación de todo chauvinismo desde hace 10 años) es imposible no tratar de psicoanalizar algunas cosas, hasta estas “triviales”.

Por qué no puedo ser simplemente feliz como algunos de estos “pseudo-españoles” de México? Esos que se muestran mas madridistas o catalufos que los propios ibéricos y que “sufren” por el Madrid, la Furia o el Barcelona como si fueran propios. Esos mismos filo-Ibéricos-malinchistas que fueron a la también falsa Fuente de Cibeles (colonia Roma del DF) como si hubiera sido México quién ganó el mundial de Sudáfrica. Es que no soporto que la gente ande por ahí festejando títulos ajenos, cuando tu país queda eliminado, se acaba el mundial, punto, y a esperar 4 años para tratar de ganarlo! Por qué esta querida gente de orgullosa sangre tolteca, azteca, mixteca, maya, etc. insiste en decir que son de Asturias, Navarra o Galicia?

Por qué tampoco puedo unirme a esa prole de neo conquistadores, esos ejecutivos mediopelo que nos mandaron de la madre patria (“tresmileuristas”, antes de impuestos) de Telefónica, Gas Natural, Santander, BBVA, etc. que cantan el “olé,olé, olé, olé, campeoooooones”, ese grito tan tontito?

Me puse a pensar qué tienen de malo estos “gallegos” que últimamente ganan en todos los deportes importantes salvo el Rugby (faltaría más!).

A Fernando Alonso es fácil encontrarle su lado malo. Sus declaraciones lo pintan como un enano maldito: cuando gana es su mérito personal, cuando pierde es porque su equipo o su auto son una mierda. Un cobarde sin ninguna lealtad por Renault, McLaren, Ferrari o quien lo contrate. Pero viéndolo manejar, es sin dudas el mejor piloto de los últimos tiempos, el único que puede ganar con un auto un poco inferior en esta Fórmula Uno actual, en la que el éxito depende mas del coche que del piloto. Mis serios respetos a este asturiano cuando hace lo que sabe bien: manejar y no hablar.

En cuanto a Rafa Nadal, es el tipo que me ha caído mas antipático en los courts en toda la historia. Cuando gana un punto y pega su grito, su saltito de ex gordo culón, y sobre todo su movimiento de casi corte de mangas, no podría caerme peor al cólon. Especialmente si tiene en frente a gente tan cool como Roger Federer o el mas simpático del circuito: Nole Djokovich. Además, su tenis de fisico-culturista es simplemente horrible a la vista. Francamente parece que lo alimentan a hormonas en algún laboratorio oculto, y lo sacan de la jaulita sólo para jugar. No va a las Olimpíadas de Londres para que no se detecte su doping anterior? Es aún virgen? Son discusiones que escucho y a veces me sumo. Qué odioso que es Nadal en la cancha! Pero cuando no veo un partido (de hecho casi nunca lo veo), este señor Nadal es mas agradable que cualquier otro jugador del circuito. Cuando habla es humilde, sincero, en fin, un tipazo. Y talento tiene también de sobra.

En cuanto al football español, con eso sí que podría llenar varios libros sobre mi distanciamiento. Lo odio porque lo odio. Punto. O no.

Tengo que explicarlo, no quiero ser aún mas incomprendido por una generación de jóvenes románticos del “soccer”, denominación peyorativa del Football o Calcio muy común en algunas regiones de México.

El football español es una gran mentira, como el Mexicano, sólo que en diferentes fases de evolución. La mentira española ya alcanzó el éxito, la Mexicana podría alcanzarlo en el mediano plazo.

El Real Madrid, cuando llegué a vivir de extranjero ilegal a España en 2002, tenía mas presupuesto que toda la liga argentina y brasilera juntas. Contrataban a Zidane, Ronaldo, Figo, Beckham y todo jugador con cierta habilidad especial en ofensiva. Con esto hacían una gran diferencia contra el resto de los equipos “pobres”, pero ninguno era español, salvo el bueno de Raúl, que esperando en el área chica la jugada de los otros, trabajaba para su estadística personal de goles y el abrazo de Distéfano. Pero el presupuesto fue sólo un 30% del éxito del Madrid, el otro 70% fue la compra de árbitros, que por pasión o dinero cobraban faltas al borde del área a favor del Madrid cuando algún pobre sevillano, gallego, valenciano, vasco o madrileño del Manzanares tenía mal aliento y “afectaba” la jugada ofensiva del equipo blanco. No recuerdo haber visto una liga de fútbol profesional con mas sesgo que la española de esos años.

A esto hay que sumarle como 4 o 5 copas de Europa falsas que presume el Real Madrid ganadas en la época del dictador Franco, en la que jugaban pocos y malos equipos de Europa, y que casi siempre era en Madrid. Con la premisa de dejar ganar al pobre anfitrión a cambio de un dinerito para sus federaciones respectivas. O quizás no les daban dinero, pero para un jugador alemán ir a Madrid en los 50s a jugar al fútbol era un viaje mas recreativo que los míos a Tulúm hoy en día. Cerveza, tapas, mas cerveza, cordero lechal, Rioja, Ribera del Duero, mas jamón, mas queso para el vino, mas vino para el queso, así se iban los alemanes antes del partido y el saludo al Generalísimo Francisco Franco.

Luego llegó la etapa actual de Barcelona, los mismos árbitros -o sus sobrinos- cobrando faltas absurdas cerca del área para que el talento de Messi, Etoo, Xavi o Iniesta no pierda tiempo transpirando en algo que debería estar definido antes de empezar el partido. Y en base a gran talento y ayuditas, el Barcelona formó una base de catalanes y manchegos disfrazados de catalanes que re-descubrieron el football ingenuo y primitivo de Brasil 70 y le dieron un toque actual. Un football de “Tiki Tiki”, lateralizando, teniendo la pelota, asumiendo que el rival es un idiota que se deja marear por el transporte del esférico lejos del área. Teoría absurda. Los italianos demostraron hace tiempo que en el football lo que no sirve es el fantasista individual, y que no hay pases perfectos si hay marca correcta.

Pero el football mundial está sufriendo una crisis de defensores, mediocampistas de contención y “catenacciores”. Y la razón es simple: mala prensa. La gente que quiere triunfar, ganar dinero, salir en publicidades y tener novias modelos, tiene que ser delantero o volante de creación. Está mal visto ser ese 5 pegajoso que anula el talento del 10, no dejándole 3 cm de espacio, que pone la pierna fuerte y leal, que espera, gana la posición y posesión y desluce el espectáculo que se supone iba a brindar la estrella rival en una finta inolvidable. Está prohibida no solo esa patadita fuerte de advertencia a los talentosos, sino casi cualquier entrada firme contra un rival habilidoso. El football, que comenzó como deporte de contacto y de hombres recios está a punto de penalizar a los que despeinen al “modelo” rival, o le causen sequedad en el cabello. Está aún mas prohibido ese 9no arte literario, creado por defensores, de hablarle al oído a esos habilidosos “wines” (función en decadencia, mezcla de un extremo actual con un marcador de punta brasilero estilo Cafú) acerca de las actividades sexuales de sus madres, hermanas, novias y esposas. Cuánta poética se ha perdido…

Sin embargo tengo que decir que los españoles de la selección de football tienen mucho mérito. Lograron revertir el complejo de inferioridad que todos los españoles tenían en deportes importantes. No les pone nerviosos ahora ser candidatos y aspirar a ser campeones como siempre lo fueron Brasil, Italia, Alemania, Argentina y hasta Uruguay. Y la verdad es que su juego, por mas tonto y simple que sea, y por mal momento de motivación histórica que pasen las defensas del mundo, es entretenido. El juego del Barcelona y de la selección de España son agradables a la vista (al menos para la mayoría de la gente diferente a mi que disfruta las jugadas ofensivas sin sufrir por los groseros errores tácticos y “huévicos” de muchos defensores actuales).

Entonces, ahora, habiendo descubierto en mi introspectiva que hay mucho para admirar de Nadal, Alonso, Barcelona, Madrid y Selección Española, por qué sigo sin amarlos?

Y la respuesta es simple: culpa de los periodistas deportivos españoles! Marca, As, Sport, Mundo Deportivo y los presentadores de TV de Antena 3, Telecinco y TVE me rompieron tanto los huevos durante mis dos años de estancia en Madrid con la “calidaz” de sus deportistas que ya el daño es irreparable. En 2002, cuando vivía en Madrid y escuchaba y leía a estos estúpidos hablando sobre la “calidaz” que les haría ganar todo antes de jugar me rompió las pelotas y el cerebro. Lo único que había ganado España hasta ese momento a nivel deportivo importante había sido el mundial de pelota vasca. Ver, escuchar y soportar a esos “periodistas” (que conscientemente para vender mas, o inconscientemente por brutos) les prometían a todos los españoles mundiales y títulos antes que la justa deportiva comenzara, me arruinó el potencial afecto que podría tener por gente muy admirable y/o querible como Alonso, Nadal, Xavi o Iniesta.

Pero quien sabe, la vida es larga (espero), y quizás mi amor loco por el jamón, los Riberas y los Riojas, el estilo de vida lento de Iberia y mi cariño por el Aleti y tantos amigos españoles haga que algún día también festeje un triunfo de España sobre Lituania en handball (perdón, balonmano coño!).

Cristina Fernandez de Kirchner elige como candidato a vicepresidente a Amado Boudou

Como si fuera poca la hipocresía, el gobierno de pseudo izquierda que tenemos escoge a un candidato a vice presidente salido del CEMA, una guarida de (en teoría) gorilas de ultra derecha. Yo estudié en el CEMA, y ojalá me permitan acceder a las calificaciones de este personaje Boudou, yo creo que Macroeconomía básica (Jorge Ávila) no la aprobó (yo saqué A+, la mejor de la clase).

El único economista tan miserable parecido a este personje converso que existe en Argentina es Lusteau. Un campeón del romance farandulero que después de impulsar la confiscación del 45% de la facturación (no de la ganancia) de los productores sojeros que salvaron a Argentina de la africanización, escribe en LaNacion, un periódico que los productores agropecuarios solíamos respetar.