Juan Alberto Gobbi, Intendente de Chascomús será el candidato a vicegobernador de la Pcia de Buenos Aires con María Eugenia Vidal

El flamante candidato a vicegobernador, Juan Alberto Gobbi, de Chascomús

El flamante candidato a vicegobernador, Juan Alberto Gobbi, de Chascomús


Juan Alberto Gobbi Intendente de Chascomús candidato a vicegobernador de Macri
Chascomús ya nos dio un presidente, quizás ahora nos de un vice-gobernador. El intendente radical Juan Alberto Gobbi será el candidato a gobernador de la fórmula consensuada entre el PRO y los radicales, que postula a María Eugenia Vidal como candidata a gobernadora. Otro potencial candidato para la misma posición en la fórmula es Daniel Salvador, ex-diputado provincial y actual presidente del Comité Radical de la Pcia. de Buenos Aires.
Daniel Salvador, UCR, candidato a vicegobernador de la Pcia. de Buenos Aires junto a María Eugenia Vidal del PRO

Daniel Salvador, UCR, candidato a vicegobernador de la Pcia. de Buenos Aires junto a María Eugenia Vidal del PRO

El cambio, desplazando al PRO-Peronista Cristian Ritondo responde tanto a mantener contentos a los aliados radicales, como también a enmendar un enorme error típico de porteños: ni Vidal ni Santilli tienen mucho que ver con la Provincia de Buenos Aires (especialmente en el interior), y vienen de puestos clave en la Ciudad de Buenos Aires.

ACTUALIZACIÓN: SE CONFIRMA QUE EL CANDIDATO A VICE-GOBERBADOR POR EL FRENTE CAMBIEMOS SERÁ EL RADICAL DANIEL SALVADOR, DE LA UCR DE SAN FERNANDO Y EX SECRETARIO GENERAL DE LA FAMOSA CONADEP DEL “NUNCA MAS”.
VER NOTA: http://robertolhopital.com/politica-y-economia/daniel-salvador-de-la-ucr-de-san-fernando-candidato-a-vice-gobernador-de-maria-eugenia-vidal-pro/

El gurú de Internet Chris Anderson afirma en el New York Times que “México es la nueva China”

Mexico: "la nueva China"

Mexico: “la nueva China”

Chris Anderson, gurú de la tecnología y editor de la revista icónica Wired hasta noviembre pasado, publicó hoy en el New York Times una columna muy favorable a México, en la que postula que “México es la nueva China”.  Esta es una de las tantas notas en medios de todo el mundo que resaltan la gran oportunidad que ofrece México en la actualidad.

Anderson recientemente se unió como socio a la empresa 3D Robotics (del mexicano de Tijuana Jordi Muñoz), que hace aviones y helicópteros no tripulados (“drones”) de pequeño tamaño para uso civil.   Esta compañía, basada en San Diego, decidió poner su planta de producción en Tijuana, pese a la presión de algunos inversionistas y asesores para seguir manufacturando en China con un contrato de outsourcing.

Anderson comenta que la relación Tijuana-San Diego, o incluso Norte de México/USA, le recuerda a la alianza en los 90’s entre Hong Kong y Shenzhen en China: una locación tiene diseño, capital, comercio, y la otra se especializa en manufactura (Anderson fue periodista de The Ecomist en Asia).  Para el columnista, la ventaja de México sobre China es la rapidez y cercanía (“quicksource” versus “simply outsource”), además de una diferencia de costo laboral que está desapareciendo.   Esta rapidez y cercanía tienen ventajas concretas en control de calidad sobre el proceso, mejor control de la propiedad intelectual y mejor tiempo de respuesta para el mercado en innovación y cambios.    Anderson cita otras compañías americanas que tienen plantas en México, incluyendo a Dell, Boeing, GM y GE.   México presenta un gran atractivo no sólo por cercanía, sino por la disponibilidad de ingenieros, algo cada vez mas escaso al norte de la frontera (México “produce” 115.000 ingenieros por año, 3 veces más que USA en términos per cápita).

Si bien la nota no es muy profunda, y no explica en detalle las ventajas que menciona, es una gran noticia de México; hasta parece publicidad pagada: Chris Anderson en el New York Times hablando bien de un país no sucede frecuentemente.  Además le hace un gran favor a Tijuana, hablando de lo fácil que es pasar de esta ciudad a San Diego (“como entre países europeos”) por negocios, revirtiendo la reputación de esta ciudad californiana como lugar peligroso y de diversión y tequila baratos.

Estas declaraciones de Chris Anderson coinciden con las de Joseph Stiglitz, el ex-premio Nobel de Economía, quien en una breve entrevista durante el foro de Davos declaró que “México ya es mas competitivo que China, y eso significa crecimiento”.  Stiglitz es un economista heterodoxo, contrario al llamado “consenso de Washington” (que defiende cuentas equilibradas y libre-comercio) y es asesor pagado de algunos gobiernos de Latam como el de Cristina Fernández de Kirchner.

Mi crítica al artículo, además de que podría haber sido mas profundo, es que asume que México/Tijuana siempre tendrán el rol del fabricante, y no el de diseñador/creador.   Está muy bien que México sea un buen socio para ensamblar lo que se crea al norte de la frontera, y es positivo para la economía de ambos países que eso suceda en esta instancia histórica, pero México también debería poner un esfuerzo importante para generar innovación endógena, y no ser simplemente un muy buen “maquilero”.

Mientras tanto, los pronósticos de crecimiento de PIB mundiales siguen favoreciendo a México, en un contexto mundial de ajuste a la baja.   El consenso de pronósticos de crecimiento para México de PIB para 2013 sigue estando en 3.5%, aunque algunos analistas (el equipo de research de HSBC México por ejemplo) lo sitúan en 3%.  El 3.5% pondría a México con un crecimiento similar al PIB de Brasil, luego de que el país sudamericano hiciera mucho esfuerzo para volver a crecer rápidamente después de tres años para el olvido.  Los números finales de crecimiento de Brasil de 2012, con sólo un 1% (versus México 3.8%) y una inflación del 5.8%, fueron decepcionantes, y varios analistas ajustaron la proyección de crecimiento de PIB de Brasil para 2013 a sólo 3% (sería el tercer año consecutivo que México crece más que Brasil).

 

Leve rebaja en el crecimiento de México, mientras que Brasil y Argentina ajustan fuerte a la baja sus perspectivas.

mexico versus brasil crecimiento inversiones pib perspectivas

En un contexto todavía de debilidad de la economía global, varios países de la región ajustaron sus perspectivas de crecimiento.

En el caso de México, el ajuste fue leve, de un 3.87% a un 3.80% para 2012, y de 3.56% a 3.44% para 2013, y las perspectivas a largo plazo son las mejores que ha tenido México en décadas.  Si bien este es el panorama actual, muchos economistas y banqueros internacionales reaccionaron muy positivamente a la firma del fin de semana pasado del Pacto Por México, donde el gobierno, los representantes del partido gobernante PRI, el del gobierno anterior PAN, y una buena parte de los líderes de la izquierda PRD (incluyendo todos sus gobernadores), se comprometieron a unas 95 medidas o políticas de unidad (incluyendo el sorprendente “combate a los poderes fácticos”, que se presume financiaron y desarrollaron la candidatura del actual presidente).

El caso de Brasil fue mas dramático, y dejó a su ministro de Finanzas Guido Mantega en una posición muy incómoda y con la credibilidad nacional dañada.  El ministro había pronosticado un crecimiento inter-trimestral del 1.2% en el tercer trimestre del año, y el dato final quedó en la mitad, sólo 0.6%.   Estos datos negativos hicieron a los analistas recortar la perspectiva de crecimiento de Brasil desde un pobre 1.5%, a un mas pobre 1.27% para todo 2012.   Gobiernos y analistas optimistas estaban esperando una fuerte recuperación para Brasil en 2013, de entre 4% y 5%, pero a la luz de lo que sucedió en el trimestre pasado, seguramente estos números serán revisados a la baja.  Frente a este panorama, el gobierno brasilero está tratando de estimular la economía con política monetaria y devaluación del real, con las tasas de interés en su piso histórico, y estimulando a los bancos a prestar mas.  Sin embargo, el modelo brasilero de la última década puede estar mostrando síntomas de agotamiento mas estructurales, y debería hacer cambios mayores.  Los commodities que Brasil exporta parecen haber llegado a su pico de precio, y están mostrando bajas, aún en niveles muy altos.  El crecimiento del consumo por la incorporación de nueva clase media podría haber desacelerado, porque ya la mayoría de la gente logró esa transición, y ya no puede aumentar su consumo y el crédito al consumo a las mismas tasas anteriores.  Ahora Brasil deberá enfocarse en políticas mas ortodoxas para seguir creciendo fuerte: mejorar la competitividad de su economía cerrada y facilitar los negocios para atraer mayor inversión, liberando restricciones y regulaciones que hacen mas costoso operar en el país a las empresas privadas locales e internacionales.

En el caso de Argentina, el panorama es muy negativo, ya que se preveía una recuperación en este último semestre y sobre todo en 2013, en buena parte gracias a la expectativa de una mayor demanda de Brasil, su principal socio comercial.   Hay que recordar que Argentina venía con un crecimiento “a tasas chinas”, fogoneado por el boom de sus commodities (soya) y el fuerte incentivo al consumo interno. En el primer semestre de 2012 la economía argentina no creció, y con el leve crecimiento del segundo semestre, el agregado del año 2012 se estima entre 1% y 3.2% interanual.  En términos de economía profesional,  este rango de crecimiento, si bien es bajo en ambos casos, es inaceptable por su incertidumbre, especialmente cuando falta menos de un mes para que termine el año.   Argentina tiene un problema adicional al de su desaceleración: no tiene estadísticas confiables desde que el gobierno de los Kirchner intervino el organismo oficial de estadísticas, el INDEC, y manipula las cifras de inflación, crecimiento y pobreza, entre otras variables clave para la gestión macroeconómica.  Por esta misma razón, si bien los economistas pronostican un mayor crecimiento para 2013, el rango de tasas va desde 2% a 5%.  Las tasas de crecimiento en estos rangos presentan una disyuntiva importante para el gobierno argentino: si el crecimiento oficial llega al 3.4% deben pagar cupones de su deuda externa (son cupones atados a crecimiento, que se incluyeron en la renegociación de los bonos “defaulteados” en 2002), por lo que en teoría le convendría manipular la tasa hacia la baja.  Pero por otro lado, con elecciones legislativas clave el año próximo, también le conviene manipular hacia arriba para mostrar logros.  En cualquier caso, es muy grave que se quieran cambiar las cifras, porque esto crea condiciones adversas para la inversión.

Dados estos números de crecimiento para Argentina, los inversores deben analizar como nunca la variable del tipo de cambio.  El dolar “blue” o libre cotiza un 33% mas caro que el oficial (6.40 versus 4.82 AR$ por US$), y muchas compañías internacionales tienen reportados sus ingresos y patrimonios a dolar oficial.  Cuando finalmente el mercado de cambios converja, probablemente de forma violenta si siguen las actuales restricciones a los flujos económicos y financieros, estas compañías verán caídas de grandes dimensiones en sus números, que un crecimiento positivo optimista de 5% del PIB no tiene forma de compensar.  El economista Nouriel Roubini (quien se hizo famoso por predecir la crisis global del 2009, y fue “afín” al modelo de Kirchner por su heterodoxia inicial) está pronosticando en su sitio (www.roubini.com) un incremento de las medidas intervencionistas en Argentina, lo que aumenta las posibilidades de un estallido por la presión que se sigue acumulando cerrando importaciones y flujos de divisas.  De hecho, el artículo se titula “Argentina`s Outlook: no such thing as a free meal”, una advertencia explícita.  Que Dios y el Mercado se apiaden de los argentinos (otra vez, y van…).

Mientras tanto, por el lado del Pacífico vienen las mejores noticias para el crecimiento de la región.  Chile recuperó la senda de crecimiento a tasas asiáticas luego de la recesión y los desastres naturales, y Perú y Colombia se consolidan como dos economías sólidas, y de alto crecimiento, con un ambiente propicio para inversiones de largo plazo.  Estos dos países son líderes en la región en términos del ratio Inversión/PIB, ratio que indica cuál es su potencial de crecimiento en el mediano plazo.