La intervención en África es urgente y necesaria.

Los cientos de guerras, tanto entre estados como micro conflictos tribales que asolan el continente africano muestra la incapacidad total de los gobernantes locales de gestionar el proceso de descolonización. Nadie duda que estos nuevos países deban ser independientes, y esto constituye el largo plazo ideal, pero en el corto plazo es necesario una mayor y urgente intervención de Occidente, aunque esto signifique violar la soberanía otorgada.